El gym retiene más audiencia que la cultura

museo_barsa

Estrasburgo. -3ºC. Domingo. 22h. No lo he podido evitar. Andaba sumergiéndome en los interesantes post del blog de Teknecultura en la soledad de mi estancia en esta desolada ciudad mientras ensayo el “Vec Makropulos” en la Ópera du Rhin, cuando algo me ha hecho saltar las alarmas y he tenido que escribir lo que mi sinapsis neural estaba lanzándome de manera indiscriminada. Adentrándome un post que con el título “Cultura y deportes, mucho por aprender” he leído esta frase, motivo de mi desasosiego:

La idea de que el deporte es salud e importante para cuidarnos ha logrado hegemonía ideológica y el deporte juega un rol relevante en nuestra sociedad…. ¿La idea del valor y necesidad de la cultura tiene o logrará algún día hegemonía ideológica en nuestra sociedad?”

Ya llevo años diciendo que habría que hacer una acción conjunta de alguna propuesta cultural con el Museo del Barça, el museo más visitado de Barcelona con más de 1,5 millones de personas. Un desperdicio de audiencia para la ciudad en general y para la cultura en particular. Parece como si el deporte y la cultura estuvieran reñidos. Pero cuando leo que un gimnasio o equipamiento deportivo es capaz de retener una tasa del doble de usuarios que un teatro, el dato no puede más que darme de bruces en los morros y pensar que la cultura tiene mucho que aprender aún de ciertos sectores que ni se mira, ni piensa que existen para establecer alianzas.

Los que me conocéis sabéis que soy muy dado a los proyectos romantico-quijotescos y en apariencia imposibles, que con el equipo adecuado, el trabajo bien planteado y las alianzas correctas pueden llegar a ser una realidad (El LIFE Victoria es un ejemplo). Por lo tanto lo del Museo del Barça no es tan descabellado. Ahora, lo realmente preocupante es ser consciente de que la gente tiene integrado que ir al gimnasio está asociado con cuidarse y que con cultura no es tan directa la asociación. El punto quizás está en que la practica la realiza el mismo cliente/usuario. Esto provoca que el ir al gimnasio se convierta en una actividad beneficiosa que hago por mi mismo. Y como dicen los chicos de Teknecultura: ¿Cuantos usuarios de cultura tocan un instrumento (y/o han desarrollado una actividad artística, añado)? Y yo digo: ¿No favorecería esto el aumento de público-audiencia en los espectáculos y aumentaría la percepción de que consumir cultura es una manera de “ir al gimnasio” para cuidarse”?

Ahora viene la mala noticia: el caldo de cultivo de nuestra sociedad en general, y la de nuestro país en particular no favorece en absoluto esta dinámica. Soluciones, pues hay muchas y demasiado evidentes para que no se hayan puesto en práctica o se hayan reducido en los últimos tiempos:

-Hacer accesible y favorecer el estudio o práctica de las disciplinas artísticas al conjunto de la población, ya sea en los planes educativos como facilitando el estudio especializado de las mismas.

Aumento en paralelo de la difusión de las mismas en los canales Mass-Media (vamos, déjate de tanto “Sálvame de Luxe” y “Gran Hermano”, con todos mis respetos, y casca de vez en cuando una obra de teatro, un espectáculo musical o cualquier evento digno de aumentar la sensibilidad de la población, aunque sea un poco facilón, es igual, pero que haya algo. Como se hecha de menos a veces programas como el mítico “Estudio 1” en RTVE, pero en versión actualizada. ¿Te imaginas algún capítulo rodado por Penélope Cruz o su marido?

Conseguir que los políticos vean la necesidad de este cambio, y que no piensen que la cultura es un entretenimiento, que ayudarla consiste sólo en darles subvenciones, o promover acciones tipo charanga y pandereta para tener a la sociedad contenta (con todo mis respeto de nuevo por la charangas y las panderetas). Hay que arriesgar e invertir para el futuro, y ellos pueden y tienen la llave. Por suerte cada vez encuentro más gente en los estamentos oficiales, especialmente técnicos superiores, que ven esta necesidad, y “sólo” tienen que convencer a su jefe superior con carnet del partido, tarea a veces ardua y difícil cuando sólo se mira la cuenta de resultados sin haber hecho un planteamiento general.

Esto crearía una mayor sensibilización social respecto a las disciplinas culturales, con lo cual sería mucho más fácil captar y fidelizar a nuestras audiencias en unas actividades “necesarias” para nuestras salud intelectual e espiritual. Lógicamente, la salud económica de la cultura sería mejor y se podría asumir o mantener, si no aumentar, las programaciones que ya hay y los puestos de trabajo que generan. Tenemos muchos deberes en cultura también por hacer en cuanto a nuestras estrategias y optimización de los recursos (que da para otro post), pero un poquito de por favor ayudaría.

Me quedo de nuevo  una frase de los chicos de Teknecultura como resumen:

Mirar a las entradas nos lleva a poner el foco en la transacción; mirar a las suscripciones nos lo pone en las personas (suscriptoras)

¿Comentarios al respecto?

Enric

¿Seguimos en contacto? Facebook · Twitter

Anuncios

Acerca de Enric

Barítono y Gestor Cultural/ El eslabón perdido entre el artista y el gestor

  1. Una reflexión interesante y pertinente una vez más. Se ha conseguido que hablar de temas culturales sea considerado elitista, minoritario o fuera de lugar. Tal vez deberíamos comenzar por revisar el término cultura, ya que para mí, es más amplio de lo que a veces se pretende. Porqué ir a la ópera és un acto de cultura y un concierto de U2 no? O porqué leer un cómic está mal visto? Siempre acabo diciendo que se ha de empezar por actuar en el terreno educativo, que no quiere decir solo la educación obligatoria, sinó a nivel de ciudad, de sociedad, de dar valor a muchas actividades. Y es cierto también, en el Museo del Barça hay cultura, hay unos valores, hay diseño, hay estética, etc.

  2. mgardog

    Et felicito Enric per les teves reflexions i propostes. Jo, ente la cultura esportiva (que no la nego) o culturisme físic (fins l’extrem de concursos d’aquesta modalitat), trobo a faltar que es valorin més cultures populars i també les modernes (com diu la Sra. suscriptora de Collserola: música moderna, comics), i com dius tu, que deixin de estar poc difoses l’estudi d’instruments, de cant, de dibuix, pintura, d’escriptura literaria / poètica, etc..considerades o poc rendibles econòmicament, o elitistes, o intelectuals, etc..

  3. Pingback: La rentabilidad de la Ópera · Gestores y artistas (2/2) | Travelwithopera (#TWOpera)

  4. Pingback: Programaciones culturales: contenido versus continente | Travelwithopera (#TWOpera)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: