Ópera de Colombia (Bogotá): Coro extraordinario!

Tannhäuser DudamelAcabo de llegar a mi hotel después de una experiencia inesperada. Hoy, tras mis clases en el Master de Interpretacion Vocal en la Universidad Nacional de Colombia, y habiendo dado una charla que me apasionó sobre lied alemán, me dirigí al Teatro Gaitán de Bogotá. Fui invitado a oír el primer ensayo que hacía Gustavo Dudamel con el Coro de la Ópera de Colombia, para la producción de Tanhäusser que dirigirá musicalmente en julio, con dirección escénica de Alejandro Chacón.

Me senté en la platea y con gusto vi que la mayoría de los alumnos del curso de interpretación vocal formaban parte de ese coro. Una manera excepcional de ayudar a las jóvenes de generaciones de cantantes a ganarse la vida, pagar sus estudios de canto y por ende, mejorar la calidad de su formación y técnica. Todos los aspectos inciden de manera decisiva en la calidad del conjunto final.

La sorpresa mayúscula fue cuando ese coro de jóvenes voces abrió la boca para cantar. Debo decir sin temor a equivocarme que es uno de los mejores coros de ópera que he oído en mi vida. Desde aquí felicito tanto a los responsables de Ópera de Colombia, al director del coro y a los alumnos que he tenido estos días y forman parte de él. A algunos ya los felicité personalmente. Ha sido impresionante la ductilidad, el color, la afinación, como el maestro Dudamel buscaba sensaciones, intensidades, matices y los resultados que obtenía de grupo.

Al final el propio Dudamel le felicitó efusivamente y los puso en un nivel de gran altura. Más tarde, cuando les comentabas a ellos lo mucho que me había gustado el ensayo y su calidad, incluso dudaban y te comentaban que a veces creían que estos comentarios se los hacían para animarlos. Conozco en persona el material de al menos una treintena de los integrantes del mismo. Os puedo asegurar que sois INCREÍBLES!

Si pueden, los que tengan la oportunidad no se pierdan este Tannhäuser. Auguro un éxito sin precedentes ya que el material que he podido escuchar hoy tanto de solistas como coro promete y mucho, y seguro que la propuesta escénica de Alejandro será tan interesante como siempre.

A título de anécdota, me gustó reencontrarme, ni que fuera en la distancia, con Melanie Diener que será la Elisabeth de esta producción. Ella se graduó un año antes que yo en la Musikhochschule de Mannheim donde estudiábamos juntos. El timbre sigue siendo tan maravilloso como lo recordaba.

Un abrazo a tod@s!

Enric

¿Seguimos en contacto? Facebook / Twitter / Newsletter

Anuncios

Acerca de Enric

Barítono y Gestor Cultural/ El eslabón perdido entre el artista y el gestor

  1. Tatiana

    Waaaaaoooo!!! es un orgullo poder aportar mi voz.

  2. ” Una manera excepcional de ayudar a las jóvenes de generaciones de cantantes a ganarse la vida,” dice usted y le aseguro que eso no es una ayuda. El mérito es muy de cada persona en Colombia que se dedica al arte y en este caso al canto lírico.
    El mérito del artista colombiano (es muy a su pesar) un acto heróico (Sin apoyo estatal ni de leyes de cultura ni seguridad social que le proteja eficientemente) y que muy extrañas veces tiene el comportamiento de “Ayuda” como usted lo menciona. Los salarios y el trato dista mucho de lo que realmente estas personas dejan en el escenario.
    Ensayos fuertes y presentaciones impecables, son algunas de las improntas del trabajo del colombiano, no de un grupo solamente; lo que sucede respetado Enric: Es que muchas veces los extranjeros no consiguen entender las realidades de los artistas nativos y difícilmente se dimensiona hasta dónde al artista muchas veces se le usa so pretexto de darle “Una oportunidad” y créame que cuando digo una oportunidad en muchos casos es solo eso UNA, si usted supiera que no solamente las personas que está frecuentando en estos momentos son de una calidad alta (cosa que me halaga como colombiano y como artista) usted desconoce otros cientos más que no pueden poner un pié en los escenarios de su país porque no se quieren permitir ser explotados y ser manejados así y son de alguna manera “vetados” por parte de algunos funcionarios públicos y privados que manejan la ópera en mi país.

    Me uno en su voz para exaltar a estos comprometidos artistas pero me parece aventurado decir que estos artistas son “ayudados” no es cierto, ellos han hecho de sí mismos lo que son con su esfuerzo sin recibir ayuda económica de ninguna manera, en la mayoría de los casos. Claro está y del trabajo de algunos pocos maestros que realmente educan personas útiles y éticas para la sociedad y no solamente seres entrenados o inescrupulosos que de artistas no tienen un ápice de humanidad y van tras el éxito sin importar lo que haya que hacer para figurar por algunos momentos de sus vidas.

    Felicito al grupo de “artistas” empíricos o formados en academia que hacen parte de este tipo de espectáculos que indistinto de políticas o intereses personales destacan el trabajo del Colombiano en y frente al mundo.

    Gracias por su aporte escrito que me inspiró este pensamiento, maestro Enric.

    • Estimado Viktor,

      gracias por tu mensaje y entiendo tu desazón y tu preoupación que por otra parte son muy similares a lo que sucede en la mayoría de los país del mundo que visito y ya sea para dar masterclases como actuando, incluidos diversos países de Sudamerica donde el entorno puede ser similar.
      Con mi escrito pretendí poner un grano de arena en la autoconfianza de la labor de los implicados en el Coro de Colombia ya que me di cuenta que no muchos eran conscientes del nivel del grupo en el que estaban. Conozco pocos coros semiprofesionales de este nivel (por no decir ninguno) y me pareció que para alguno de ellos, dicho por ellos mismos, era la manera de ganarse la vida. Mejor ganar parte del dinero que necesitan para formarse cantanto en un coro donde tienen la oportunidad de trabajar con gente como Dudamel, que no dedicándose a tros trabajos que no tienen nada que ver con la música o que les quitaria mucho más tiempo y no podrían dedicarse a estudiar.
      Este fue el intento y el esfuerzo que hice. Demostrar a todo el mundo que en Colombia hay un coro de nivel profesional y mundial (independientemente de la política y otros temas). ¿No crees que entradas como esta sólo pueden ayudar a apoyarlos y a que se haga más público, notorio y consciente el material que tienen para que la cultura en su propio país mejore y se aumenten las oportunidades?

      Un abrazo,

      Enric

      • sbarri

        Exacto! Yo canto en la ópera y no se trata de “apoyo” o no “apoyo” tampoco hay que vernos como los pobrecitos cantantes que sin recursos estudian a punta de sacrificio porque en la mayoría de los casos no es así. soy una de las que sólo trabaja y gana lo que paga la ópera. El asunto de no poder ejercer una carrera exitosa como cantante lírico (solista) en Colombia es cultural nuestro país tiene una riqueza musical muy grande pero la música erudita no tiene el alcance que quisiéramos. Muchos de los buenos cantantes apuntan a ganar becas en otros países o terminan su pregrado y se van y hay casos excepcionales como el de la maestra Beatriz mora que se mantiene activa en los escenarios y además dicta clases de canto. No es un asunto político y a diferencia del canto popular en el canto lírico cuenta además de un lindo timbre LA TÉCNICA y en la medida en que traigan maestros de la calidad de Enric, sí hace un aporte para mejorar y ser cada vez más competitivos a nivel internacional.

  3. Respetado Enric:

    Evidentemente nuestro trabajo como artistas de manera muy normal es muy parecido a trabajar en una embajada; desarrollo mi punto en esto: En que nosotros, los artistas, vamos a cruzarnos con gente de paso que puede ser entre nacionales y extranjeros y es cuestión de tiempo para que nos demos cuenta del espacio que ocupamos y las competencias que tenemos. Muy seguramente en nuestras carreras, la tuya Enric y la mía, hemos tenido la oportunidad de compartir escenarios con personas maravillosas y que hasta nunca habíamos pensado encontrar en nuestro camino, sin contar con las que conoceremos.

    En mi caso no he querido compartir trabajo a cualquier precio con nadie en mi vida profesional, siempre he pensado que en primera medida he merecido participar en los montajes que he hecho o en los espacios que he ocupado y es por ello que ninguna persona sale victoriosa al chantajearme al pretender que yo les reconozca con la frase “Te dí la oportunidad” como suele ser práctica entre productores chantajístas o manipuladores de aspiraciones artísticas de personas que no están seguras de quienes son.

    Enric, la gratitud es algo que nace gratuitamente de las almas y no desconocer a quienes nos han tendido la mano en momentos cruciales, es de gentes de bien; pero dar un abrazo desesperado como de síndrome de Estocolmo a nuestros captores no me parece en lo más mínimo.

    Puede ser cierto que se te hayan acercado a decir. “Mejor ganar parte del dinero que necesitan para formarse cantando en un coro” el problema no es ganarse la vida, el problema es a cambio de qué y qué legado dejo para los que me sucedan. ¿Por qué? porque cuando yo me resigno a que esa es la “oportunidad que no puedo desaprovechar” trabaja el hambre o la ambición, no la ética, no el artista y difícilmente un ser humano en esas condiciones, se hace respetar y puede ser porque su ambición no está de acuerdo con su talento y justifica y valida la manipulación como la única entrada válida a ciertos espacios artísticos.

    He visto que con la frase “ganarse la vida” en mi país se ha justificado toda clase de actividades de supervivencia que se sobreponen a los intereses de los demás colombianos, pero ¿en dónde queda la ética?¿El respeto por el trabajo?¿El respeto por las profesiones? acaso ¿Ser parte de la competencia desleal es el único camino?¿Ceder mis derechos artísticos, legales, laborales con tal de pararme en un escenario?¿Perder el respeto e inspirar compasión en lugar de admiración?.

    Es por ello que en nuestro país muchas veces se aprecia que cuando un dirigente hurta bienes del estado y deja una biblioteca, se dice : “Bueno… pero este político por lo menos nos dejó algo” y eso sinceramente Enric es repugnante.

    Seguramente el maestro Dudamel y tú, Enric ya se habrán percatado del enorme talento que llena nuestra tierra, eso en normal, somos de educación de modelo europeo en varios casos, hablamos un idioma europeo y sabemos de la cultura europea y eso nos permite comunicarnos hasta en el idioma de la música y aprecio el entusiasmo con el que escribes sobre “apoyar” a nuestros coristas (Muchos de ellos son cantantes solistas formados en los conservatorios de Bogotá o de fuera del país), el dar nombre en el exterior de Bogotá a La ópera, me parece hermoso, lo que sucede es que hace falta algo maestro Enric, y no creo que sea traer solamente a personas fugaces a que nos den un punto de vista desde su experiencia y usted lo cita claramente y en ese punto estamos muy de acuerdo; el problema de la falta de fe del artista es debido a la ausencia de verdaderas OPORTUNIDADES, no de limosnas o manipulaciones o remedos de oportunidad; de verdaderas OPORTUNIDADES con justicia y respeto por el arte y sus integrantes,

    un saludo Enric.

  4. María Sol

    Por decisión propia estamos en el coro de la ópera, los resultados como los que se vieron ayer con el maestro Dudamel fueron fruto de nuestro aporte, independientemente de los factores negativos laborales del arte en Colombia mencionados en comentarios anteriores. Me alegra y enorgullece pertenecer al coro de la ópera de Colombia en el cual he recibido satisfacciones y acercamientos a este ámbito musical. Agradezco al maestro Enric por su artículo, el cual veo como una visión personal de nuestro trabajo que además de ser positiva, motiva a la mayoría de quienes formamos parte de el.

  5. Alex142

    Creo que alguien debería mirar la viga que tiene en su propio ojo, antes de hablar de la paja en el ojo de los demás.

  6. Manuel G.

    Me alegra muchísimo la experiencia vivida por Enric en el ensayo de Tanhäuser, y aplaudo su comentario, así como al fabuloso coro de ópera que describe.
    Enric se merece todos los buenos comentarios y reconocimiento, de los cantantes que han podido compartir con él, estas Masterclasses en la Universidad Nacional de Colombia.
    Mi admiración por él y por todos los cantantes líricos colombianos, por estar dotados de unas voces que son un deleite para nosotros los melómanos.
    Muchos ánimos a todos en vuestras carreras musicales!

  7. Dejando polémicas a parte que darían para otro post muy interesante sobre la situación cultural en el mundo, y específicamente en Colombia, os quiero agradecer a todos vuestras aportaciones. No hacen más que enriquecer el debate con la pluralidad de opiniones. Para empezar la prestigiosa revista Ópera Actual ya se ha hecho eco de la producción https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=10151477685037097&id=390337977096 y este post ha tenido casi 500 visitas en sólo 3 días. Una manera más de dar a conocer el nivel artístico de vuestra tierra para que tanto desde el exterior como desde el mismo interior se valore más y todo vaya cambiando poco a poco.

  8. Leonardo pino

    Soy un venezolano estudiante de canto lírico (tenor). Es posible vivir de la ópera en Bogotá? Aqui en Venezuela es imposible, impensable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: