LONDRES / La “TATEcnica” Alexander

Como os podeis imaginar, a poco que uno supera el trauma de quedarse encerrado en una isla y se encuentra en Londres, no le queda más que resignarse a su suerte, relajarse y disfrutar. Porque otra cosa no, pero distracciones Londres tiene unas cuantas. Por cierto, no se si sabéis para los interesados en el canto, que una de las disciplinas corporales para cantar más interesantes es la Tècnica Alexander. La cuna de la misma está en Reino Unido y Amsterdam. En ambas ciudades hay escuelas de Técnica Alexander muy interesantes. En Barcelona, yo os paso el contacto de Ariadna Faustino, una profesora excelente formada en Amsterdam y que domina muy bien el mundo de los cantantes, por antecedentes familiares y profesionales, a parte de ser  docente en varios Conservatorios de esta disciplina. Os la recomiendo sin dudarlo un momento. Si pasáis por Barcelona, contactar con ella de mi parte y acercaros a que os descubra un poco de que va todo esto y haceis una cuantas clases. Os dejo su mail:

ariadnalexander@yahoo.com

Volviendo a Londres, después de haberme levantado a las 5.30h de la mañana para atacar sin piedad los ordenadores del Hall del Hotel aprovechando que todos dormían, conseguí billetes de tren para 2 días más tarde. De esta manera me aseguraba que aunque el volcán siguiera amenizándonos los días, yo podía llegar a casa sin dudarlo.

Después del periplo matutino me dirigía ver la Tate Modern que no estaba demasiado lejos del hotel. En pocas palabras: Os-la-recomiendo-efusivamente! Una galería de arte moderno para disfrutarla desde que entráis por la puerta. Edificio fantástico, unas tiendas de libros maravillosas y las exposiciones permanentes son gratuitas, las temporales no. Y uno se pregunta: porque en Londres los museos son gratuitos y en Barcelona no? Quizás con la noche de los museos o el día ese en el que abren los museos a todos creen que ya están dando un servicio estupendo a la cultura de la ciudad……ejem.

No pienso enrollarme sobre las bondades del museo y lo chic que uno se siente dentro de él. Simplemente ir. Para los próximos meses se preparan unas temporales fantásticas. Y no os perdais su web que está muy bien pensada. Para que tengais más datos aquí os paso en link de Wikipedia sobre el museo. Y por supuesto no podía faltar una referencia culinaria: Cuando ya estéis agotados de verlo todo, subir a la planta de arriba al Bar-Restaurante y disfrutar de la buena carta de vinos que tienen. Corta pero bien escogida. Os pedís una copita y unas olives (6€ aprox) y os las tomais en la barra que hay de cara a un ventanal con la vista de la ciudad.

Aquí os pongo 2 fotos de cuadros de Victor Pasmore, un pintor a tener en cuenta:

Mientras vais observando el Millenium Bridge, un puente muy moderno que atravesareis más tarde para ir a para a la St. Paul Cathedral. Cuando llegueis a la Catedral vereis que hacen pagar entrada y os planteareis si pagarla (15€). Yo os aconsejo que lo hagais, ya no tanto por ver la iglesia por entro que está bien, sino porque la entrada os da derecho a subir a lo alto de la torre en sus diferentes etapas, si vuestras piernas y corazon resisten la cantidad de escaleras a subir (y luego bajar). La última etapa es totalmente obviable. Vereis lo mismo que en la segunda, pero con el codo del típico españolito que está en Londres un visita fin de semana, que se os clava en una costilla, y la cámara del japonés que os taladra la nuca. En la fase anterior la vista es la misma y hay más espacio. Desde allí vereis la Tate Gallery que acabais de dejar. Lo que si vale la pena es la primera etapa llamada galeria de los susurros. Vereis la basílica desde arriba y si hablais contra la pared os oiran sin problemas desde la otra punta de la galería. Naturalmente si os quedais sentados un rato con la cabeza apoyada en la pared, tanto por vuestra oreja derecha como por la izquierda os iran llegando las pruebas acústicas que todo el mundo hace, sin obviar los contenidos de las mismas. Es como si hablar contra la pared les diese una intimidad ficticio-momentánea totalmente falsa, para deleite del resto de mortales. Te oyen todos. Es un rollo ojos que no ven, vergüenza q ue no se siente. Y después de este periplo, ala! hacia bajo si aun puedes. Y si aun os quedan fuerzas bajáis a la cripta y veréis como han montado allí un cafe-tienda de souvernirs al lado de la tumbas de Sir Nelson y Wellington. Un poquito fuerte el tema…

En la siguiente entrada os explico lo que hice aquella noche……

Anuncios

Acerca de Enric

Barítono y Gestor Cultural/ El eslabón perdido entre el artista y el gestor
A %d blogueros les gusta esto: